8 jul. 2012

P3 ya ha terminado. Análisis del curso - 1



Tanto sufrir, al hacer la preinscripción por saber qué escuela te tocará ... tanto sufrir por el cambio de escuela, una nueva situación y qué reacción tendrán las pequeñas ... hasta hace poco mucha gente todavía me comentaba, sorprendida: "¿Ya hacen P3 tus niñas?". No es que lo hagan, están a punto de terminarlo, contestaba yo. No es fácil hacer balance de P3. Hay muchos aspectos que habría que tratar, pero me centraré en los que encuentro más determinantes.

Un inicio difícil. Sí, hubo muchos llantos. Ona y Estel habían ido juntas a la guardería, y entre el cambio físico de ir a un lugar nuevo y la separación, mi marido (que es quien las ha llevado durante todo el curso por la mañana), no lo tuvo nada fácil. Fue duro. Ya lo sabíamos que era una cuestión de tiempo, pero duele el corazón ... Fueron dos meses. Mi marido lo alarga hasta Navidad. A partir de entonces, la confianza con las maestras y conocer a sus compañeros hizo que todo fuera rodado. Aunque lloraran por la mañana se las veía contentas de ir a la escuela y si bien al principio no contaban demasiadas cosas, a lo largo del curso la evolución ha sido sencillamente espectacular. Son felices y se lo pasan en grande.

Una decisión acertada y que agradezco. Creo que ya os he comentado más de una vez que este curso había 4 pares de gemelos. Con las reuniones con las tutoras nos han explicado que dos de ellos tienen más la necesidad de ir a ver a su hermano (las nuestras entre ellos). Aunque las dos clases trabajan mucho juntas y hacen muchas cosas compartidas, las tutoras han permitido y fomentado en todo momento que si una de ellas tenía necesidad de ir un momento a otra clase lo hiciera. Incluso se han cambiado de clase en algún momento. "Se quieren mucho, tienen una relación muy especial. A veces da mucha risa ver como los 4 gemelos se van cambiando de clase para ir a ver a su hermano", me dice una de las tutoras. Sí, debe ser una relación muy especial, pienso.

Y también creo que fue una decisión acertada separarlas de clase. He tenido una ratoncita y una hormiga. Cada una me cuenta (y también explica a su hermana) las cosas que ha aprendido de estos animales. Cada una me cuenta las cosas que han hecho y me cantan canciones diferentes. Los álbumes, los proyectos de curso, son diferentes. Ellas se sienten muy especiales enseñando cosas a su hermana. Y eso también ha hecho aumentar muchísimo la complicidad entre ellas. Si tuviera que elegir una palabra para definirlas durante este curso sería "cómplices".

Lo dejo aquí por el momento. Mañana vuelvo con el análisis más centrado en el aprendizaje y cómo he vivido yo este P3.

Posdata: Las fotografías de este post son de los proyectos de la clase de los ratones, por tanto, son obra de Ona.

 

3 comentarios:

  1. Se vé que el balance está siendo positivo. El periodo de adaptación es complicado, independientemente de si han ido a guardería antes o no, aunque ese facto influye. un pequeño mio ya está tomando contacto con su nuevo cole y los primeros días han sido caóticos, pero poco a poco van acomodándose.

    y la complicidad entre las dos es estupenda!! ole por el colegio que deja a los hermanos verse cuando lo necesitan.

    esperamos la segunda parte. un beso fuerte

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por la estupenda actitud de toda la familia, eso debe ayudar mucho. Todavía no entiendo la obsesión por separar a los gemelos y menos desde tan pequeños. Debería estudiarse cada caso, no todos los gemelos tienen las mismas relaciones ni todos desarrollan relaciones de dependencia. Mis mellizos van juntos a la guardería y cada uno va así rollo, no hay uno que domine al otro ni las relaciones ni la comunicación ni ninguna de esas cosas que dan tanto miedo. En fin, parece una batalla perdidas porque ante la postura de los colegios los padres no tienen opción de queja o planteamiento alternativo. Ahora se lleva separar los gemelos, quizá en futuro será tenerlos juntos y se perjudicará familias que sí necesitarían separarlos. Es el problema del café para todos. Y menos mal de la comprensión y la medida de las visitas al gemelo. Claro que eso depende de la buena voluntad del consejo escolar.


    @1parde2 http://dosdeuna.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Hola, soy Roberto @rcamvc. En nuestro caso han ido separados desde el primer día. Teníamos nuestras dudas porque ellos fueron directamente al cole sin haber ido a la guarde y no sabíamos como iban a reaccionar. Al principio entre la novedad y los inseparables virus, se hizo un poco duro, porque los pobres se quedaban conunas caras de pena q no veas, aunque creo que aunque fueran a la misma clase les pasaría lo mismo. Hoy ya tienen 6 años y la verdad q muy bien estando separados, aunque no creo q fuera muy diferente si hubiesen estado juntos. Eso si, si tengo q poner algún pero, es q ahora se multiplican por 2 los cumpleaños de los compañeros!! :)

    ResponderEliminar