27 jul. 2012

Un cura, una bruja y su lógica

Bajamos del autobús. Es el último día de Casal de Verano. Esta semana las he podido llevar yo a la escuela. Como pasamos al lado del Mercado Central, les gusta ver las paradas de los campesinos, y vamos diciendo los nombres de todos los productos. Patatas, lechugas, tomates, zanahorias ...
 
Nos cruzamos con un cura, vestido con sotana negra hasta los pies.

- Mamá ... (ya tiemblo). ¿Por qué lleva un disfraz de bruja este señor?(instintivamente, intentando evitar que me coja un ataque de risa, miro atrás para ver si es lo suficientemente lejos o ha escuchado el comentario)

- No va disfrazado de bruja. Este señor es sacerdote y van vestidos así. 
- Pero mama, normalmente son las niñas que llevan faldas, dice Ona.
- Pero a teatro los niños también se visten con vestidos, ¿verdad, mamá? Apunta Estel ...

Con esta conversación hemos llegado a la escuela. Me he despedido de su tutora del Casal, agradeciéndole el trabajo y explicándole que las pequeñas se lo han pasado tan y tan bien este verano, emocionadas con la magia, los magos, los payasos y el teatro. Y con una sonrisa de oreja a oreja me he ido hacia el trabajo. Último día. Cogemos unos días de vacaciones. El bloque también descansará un poco, y el ritmo será diferente. De antemano seguro que nos esperan muchas aventuras.


1 comentario:

  1. Los comentarios de los niños, su sencillez, simplicidad y absoluta lógica los hace únicos! Bienvenidas vacaciones!

    ResponderEliminar