27 feb. 2013

El día que dejé de ser yo


Recuerdo perfectamente el día que dejé de ser yo. Fue en septiembre de 2009. Tenía 37 años, que me habían costado bastante de forjar. Una carrera profesional, varios cursos, cinco idiomas, muchos viajes, horas y horas de lectura y multitud de experiencias vitales se volatilizaron en cuestión de segundos.

El primer día de guardería de las pequeñas dejé de ser Núria. Pasé a ser (en el mejor de los casos) la mamá de Ona y Estel. Y en un caso un poco peor, pasé a ser la mamá de “las mellizas”. Yo, mi yo más personal, más claramente marcado por mi carácter y mis pensamientos, se esfumó. Y pasé a formar parte de un grupo de madres y padres (mayoritariamente madres) que se podría denominar como “las mamás de la guardería”. Debo deciros que no me gustó nada esa sensación. No me gustaba nada esa uniformidad de un grupo de mujeres que nuestro único tema en común eran los niños de nuestra clase. No estaba acostumbrada a ello e intenté “escaparme” un poco de los tópicos. Pensé: “Sí, claro. Soy la mamá de Ona y Estel. Con estas otras mamás vamos a compartir mínimo dos años. Necesito saber cómo se llaman y dar valor a su nombre. Quizás ellas también piensan que se están esfumando”. No quiero decir que conociera ni congeniara con todas, pero por los menos, con las que creé más afinidades, la relación traspasó esta línea.



Lo conseguí sólo con algunas mamás. Ahora, en la escuela nueva, mi esfuerzo es mayor. Compartiremos muchos años de la educación de nuestros hijos, y su vínculo es también el nuestro. Me alegro de ir a cenar con algunas de estas mamás, y compartir con ellas más que las historias de nuestros hijos. Me gusta saber sus nombres y poder hablar de aficiones y expectativas. No es fácil con dos clases (50 niños, un centenar de adultos... no es tarea fácil).

Porque sí, porque es agradable volver a ser Núria. Igual de agradable (y orgullosa) que es ser “la mamá de Ona y Estel”, pero para mí es muy importante recuperar estos espacios. En todos ellos me siento cómoda, pero a veces es vital que nos reivindiquemos. A veces es muy fácil olvidar quién hay detrás de esa “mamá de”…

Este artículo es mi colaboración de este mes en De mujer a mujer y ahora ellos también

25 feb. 2013

Estel en la escuela. Radiografía a P4



Cuando me reúno con las tutoras, no siempre me resulta fácil centrarme en cada una de las niñas y no compararlas. Me cuesta evitarlo, porque no tengo ninguna otra referencia del comportamiento de una de las niñas, que no sea su hermana. Por eso también me gusta tanto reunirme con las tutoras, porque me sirve para ver cómo es cada una de las niñas en su clase. Cómo actúan, interactúan y se comportan. Aunque me cueste, hoy os explicaré la reunión con la tutora de Estel. Y sólo hablaré de Estel.

Os diré que antes de la reunión, siempre tienes un poco de gusanillo, pensando en cómo irá la conversación y sobre todo, cómo ve la tutora a Estel. Es de hecho, una de las personas con quién pasa más horas al día, y por tanto, su visión es muy importante para nosotros ...

La tutora nos explicó que Estel es una niña muy comunicativa, que tiene muchas ganas de aprender cosas, que pregunta mucho y que demuestra mucho interés. En algunas cosas tiene un proceso de maduración menor que otros niños, pero como dice su tutora, es normal porque es la más pequeña de la clase. Sin embargo, y en comparación con el año anterior (tenía la misma maestra), se ve que ha aprendido a reivindicar sus cosas, opiniones, y también a reivindicarse a sí misma. Y dando buenos argumentos, o sea que esto también es un buen paso adelante. Ahora explica más cosas en el círculo que hacen cada mañana y sobre todo, sus vivencias. Ha empezado a tener interés por las letras y los números y le gusta mucho ayudar a hacer tareas y ser encargada de las cosas.

¿Y con quién juega? (Es un tema que siempre pido, supongo que porque en P3 y aún ahora, muchos días me dice que en el patio sólo juega con su hermana). Pues al parecer, Estel se lleva bien con todo el mundo e interacciona con todos en la clase, si bien no tiene un grupo "cerrado" o más formado. A la hora de jugar, el mundo fantástico de princesas todavía lo tiene muy presente, pero es que últimamente hemos visto un par de obras de teatros de clásicos, y claro, con lo "teatrera" que es ella ... sólo hace que representar todos los personajes. (No sé a quién habrá salido esta niña, glups...)

Salimos contentos de la reunión. Con la sensación de haber compartido y coincidido con la tutora que Estel va contenta a la escuela, que se lo pasa bien y que realmente aprende muchas cosas, como demuestra después en casa. Coincide plenamente también con el informe que nos han pasado del cursillo de natación: "Estel está aprovechando muy bien el curso. Se esfuerza muchísimo, demostrando un gran interés por la actividad y con ganas de hacer bien las cosas”.

Wow Estel, hasta dentro de mucho tiempo no sabrás qué es un examen, pero éste, ¡lo has pasado y con muy buena nota!

23 feb. 2013

"Es un regalo de MI amiga"


Estel  está entusiasmada. Desde hace días hace muchos dibujos para los niños de la clase, sobre todo por una niña, con quién le gusta mucho jugar últimamente. La tutora nos ha explicado que desde hace unas semanas, ha salido el tema que regalar un dibujo a los amigos tiene mucho valor, porque quiere decir que has pensado en aquel niño y has hecho algo pensando que le gustaría. También se dio el caso de que un niño no aceptó el dibujo que le había hecho otro niño y lo comentaron en clase y discutieron cómo debían reaccionar.

El otro día, Jana, la niña de quién Estel habla tanto, le regaló este dibujo. De hecho, lo regalará a todos los niños de la clase, pero Estel está encantada de tenerlo ya. Lo tiene colgado en nuestro RINCÓN DE LAS ARTISTAS.

Mirad si es fácil. Con su pie, y dos pequeñas cartulinas, ha hecho un gallo. Y claro, como son la clase de los campesinos y tienen una granja en el aula, aún están más contentos. Gracias Jana, ¡a nosotros también nos gusta muchísimo!

18 feb. 2013

¿No les pones el mismo vestido?


Hace unos días hacía una colaboración en la que intentaba reflexionar sobre el concepto “múltiples” y “cómo vestirlos”. Esta es otra de las preguntas habituales (de la interminable lista de preguntas habituales y a veces impertinentes y estúpidas) que debe afrontar  una madre múltiple. ¿No les pones el mismo vestido? Estarían más guapas. ¡Qué gracia harían!  A ver, que me enciendo. Respuesta así... sin pensar:  Señora, no. No les pongo el mismo vestido. Son preciosas por sí solas, o sea que no pueden estar más guapas. ¿Qué **** quiere decir que harían mucha gracia? ¡Que las estoy paseando, no dando un espectáculo! Veis, ya me he encendido (es que la situación fue real, eran bebés, ¡pero AÚN ME ACUERDO!)

A lo que íbamos. ¿Cómo vestirlos? Debo deciros que no tiene una respuesta fácil. ¿Por qué digo esto? Pues porque des del momento que supe que esperaba gemelas, me prometí que no las vestiría absolutamente iguales. No eran dos clones. Es, de hecho, uno de los temas sobre los cuáles más te preguntas y más investigas (el hecho gemelar, qué supone y cómo afrontarlo). En fin, todas esas cosas que una vez tienes a las dos niñas ves clarísimo. Son mellizas, sí. Pero en realidad son dos hermanas, que en lugar de llevarse 2,3 o 4 años de diferencia, se llevan 3 minutos. Es algo que tú tienes clarísimo y te preguntas porque la gente insiste en comentarte que son “absolutamente iguales” y que si actúan igual. Pues no.

Todo esto para explicaros que estando embarazada pensaba que tenía que potenciar el carácter y los gustos de cada una, y vestirlas igual no me parecía una manera muy razonable de hacerlo. Pero claro, una cosa es la teoría, y la otra la práctica. Una cosa lo que yo pienso, y otra, lo que ellas quieren.

¿Qué me ha enseñado la práctica?

La logística con mellizas es vital. Con lo cual, si encuentro unos pantalones que creo que van a ser prácticos, están bien de precio y que pueden durar, los compro de 2 en 2. Si puedo escoger colores, pues colores diferentes para cada una. Y si me gustan mucho, ya compro otro par de tallas más grandes para la temporada siguiente.

Algunos centros comerciales, marcas o grandes superficies hacen a menudo packs y ofertas de por ejemplo 2 camisetas. Obvio que con mellizas son packs súper prácticos, con lo cual, las camisetas son las mismas, pero con diseños diferentes.

Para ir a la escuela vestimos muy, muy prácticos. Pero los fines de semana, miramos de cambiar de look. Y aquí me encuentro con la realidad. Dos hermanas mellizas. ¿Creéis que podré ponerle un vestido a una y unos pantalones a la otra? NO. Si una lleva faldas, la otra quiere llevar faldas. Si una se pone botas, la otra no querrá ponerse zapatos. Si pongo leggings a una, la otra quiere los suyos. Así que difícilmente las veréis una con pantalones y la otra con vestido.

Son mellizas, pero llevan tallas diferentes. Eso significa que cuando la ropa de la “mayor” ya no le cabe, su hermana lo acaba aprovechando. Esta diferencia se dio de muy pequeñas, con lo cual, si bien al principio lo teníamos unificado, ahora cada una debe tener “su” ropa. Eso sí, bragas y calcetines comunitarios (¡o sino me vuelvo loca!). Tengo pendiente explicaros “su” armario.

Ahora tienen 4 años, e imagino que con el tiempo desarrollarán sus gustos, sus batallas por “me dejas tu camiseta” o “me prestas tu falda”. Pero de momento, así libramos la batalla de la ropa.

Con esto quiero decir que a veces van vestidas “similar” porque ellas lo quieren así. Son de esas pequeñas realidades que te hacen repasar todas las cosas que pensabas que harías… y al final, a veces, acabas haciendo de la mejor manera que puedes y ya está. ¿O no?

11 feb. 2013

Interpretando Joan Miró


Al margen del proyecto de cada clase, toda la escuela ha hecho un trabajo intenso sobre el artista Joan Miró durante los primeros meses de este curso. Las maestras de Ona y Estel comenzaron a enseñarles algunas obras y el 10 de diciembre, tuve la suerte de poderlos acompañar en una excursión a la Fundación Miró, en Barcelona. Tres, quizá cuatro puntos de interés (difícil de mantener la atención de niños de 4 años más allá de eso), pero está claro que se quedaron con los conceptos más importantes. Los colores, las formas y Ona y Estel quedaron entusiasmadas con las estrellas. Desde principio de curso también tienen programado ver un espectáculo de danza de la compañía Aracaladanza que se llama Constelaciones y que justamente está inspirado en el universo Miró. De hecho, cierra la trilogía que la compañía ha hecho basándose en cuadros de El Bosco y Magritte. Como siempre, buenas apuestas de LaSala Miguel Hernández deSabadell.


Por eso no me extrañó que pensando en  Carnaval, Joan Miró también jugara un papel importante en la escuela. No se disfrazaron, pero todos los niños se hicieron una corona con elementos mironianos. Y sencillamente, hicieron una obra de arte. Todas las clases, de los más pequeños a los mayores, pintaron el patio de la escuela, que ahora es un estallido de color. El viernes pasado se produjo uno de esos elementos mágicos: nada más recogerlas, las niñas nos llevaron hacia el patio "de los grandes". ¿He dicho llevar? ¡Quiero decir arrastrar! Y nos enseñaron lo que habían hecho ellas y todos los niños de la escuela. La obra acabada. Al día siguiente, viendo las fotografías de cómo trabajaban, la emoción fue aún mayor.

Lo que más me ha chocado, sin embargo, ha sido la reflexión de Estel:
"Mamá, si Joan Miró viera nuestro patio... le gustaría mucho, ¿verdad?"

Así que en casa, hace días que esta es nuestra canción de cabecera (os pongo la traducción):

Joan Miró fue pintor
Ceramista y escultor
Fue tan famoso como Picasso y como Van Gogh

Pintó todas las estrellas,
Personajes con tres pelos
Y vuelos de pájaros que pasean
Entre la Tierra y el Cielo


9 feb. 2013

La importancia de la letra G... en Carnaval


Esta tarda hemos ido a ver una de la muchísimas rúas que se hacen en Sabadell, en los barrios. Mañana veremos también la "central", porqué realmente, a Ona y a Estel les encanta. El año pasado ya volvieron a casa "flipadas", con los disfraces de las carrozas y comparsas (ellas, siempre fieles, con su vestido de Blancanieves). 

Esta tarde, como el año pasado, se ha repetido la anécdota:

"Mamá, me encanta ver la GRÚA de Carnaval"

:-)  

8 feb. 2013

Los 3 Reyes extraterrestres





Ona y Estel han empezado a dibujar las personas con "forma". Con la intención de dibujar una cabeza, un cuerpo, unas piernas, brazos, manos, pies y cabellos. Unas piernas llarguííííííííííííííísimas y unas manos pegadas al cuerpo.

Este dibujo es de finales del mes de diciembre. Ona dijo que quería hacer un dibujo rápido y me explicó que eran los tres Reyes de Oriente que estaban viniendo para traer los juguetes. Os prometo que lo primero que pensé es que eran 3 extraterrestres y ya me estaba preocupando dónde había visto marcianos Ona. Lo que más me chocó fueron los ojos.

"¿Y cómo es que les has pintado unos ojos tan grandes, Ona?", le pregunto medio preocupada.
"Mamá, no son los ojos... van con gafas de sol”.

Vaya, ¡qué imaginación la mía pensando de que eran extraterrestres!

4 feb. 2013

Cuando los sueños "viven" en las paredes

Todas las fotos son de dECOmunicació

Una de las preguntas que te hace mucha gente cuando estás embarazada es si ya tienes preparada la habitación de los niños y cómo la has decorado. Nosotros es un tema que no nos planteamos prácticamente hasta que no nacieron las niñas (porque pensábamos que teníamos que ver cómo nos organizaríamos, y que a priori era difícil de adivinar). Sí que encontré unas pegatinas muy chulas que me gustaron mucho y se las pusimos en las paredes.

¡Pero ahora he descubierto unas preciosas! Es una firma (Stickway) que ha "fichado" artistas como Pilarín Bayés, Javier Jaén, Alla Kinda o Makiko Miura para que diseñen vinilos decorativos. Ya hace tiempo que los vinilos se utilizan mucho en decoración, en casa tenemos unos cuantos, pero es que estos son realmente fantásticos (hay infantiles y otros que no lo son) y tienen el valor añadido de ser de autores ya conocidos y otros jóvenes diseñadores. En cuanto a los diseñados para los más pequeños, hay uno que me hace especial ilusión (porque es de una autora referente, Pilarín Bayés) que ha dibujado un Sant Jordi y un Patufet. También se puede encontrar un mundo de planetas (de Christian Inaraja), paisajes y animales de Alla Kinda (un equipo de ilustradores que trabaja con factoría de Pocoyó) o el trabajo del taller Eloole (con sus cenefas con conejos y montañas nevadas).

Me parece que me pondré a redecorar :-)