26 nov. 2012

Cosas (in)útiles: Vasos sin accidentes


Hay una serie de objetos que en las tiendas intentan hacerte creer que serán absolutamente imprescindibles en el momento que seas madre y tengas la criatura / las criaturas en casa. Tengo que reconocer que en estos tres años hemos tenido de imprescindibles, otros que no nos dejamos engañar y otros... que sí.

Este es el motivo de esta serie. Quiero dejar muy claro que encontraréis cosas que a nosotros nos han funcionado (o no), que nos han sido útiles (o no) o que les hemos sacado provecho (o no). Espero que (eso sí), os sea útil por si estáis embarazados... o si ha de hacer regalos, que también ayuda ir un poco pistado.

Vasos que no se derraman: INDISPENSABLES (cualificación *****)



No sé qué habría hecho sin ellos, especialmente por las noches. Ona y Estel han sido fans de estos vasos y nosotros aún más. Los hemos llevado a todas partes, los hemos usado en casa, en la calle, de viaje. Siempre los hemos llevado encima. No hace falta que os cuente demasiado, pero el sistema del vaso hace que no derrame y evita múltiples "accidentes". Para nosotros han sido muy útiles para las noches, porque les hemos dejado en la cama y ellas siempre lo han encontrado si han tenido sed. Puestos a encontrar un defecto, la pieza "mágica" es complicada de limpiar.
Podéis consultar otros artículos de la serie: 

La Babycook
Las hamacas
Los sacos Grobag
Los dosificadores de leche y cereales

22 nov. 2012

No somos monotemáticos #17NBCN (segunda parte)


La gente que sabía que el sábado iba a un evento importante no dudó en preguntar cómo había ido. Me encontré con gente que adivinó rápidamente que había sido genial, otros que se sorprendieron que estuviera todo el día en Barcelona e incluso me hubiera quedado a dormir. Mis mellizas tenían curiosidad por saber cómo era mi casa en Barcelona (es decir, la habitación del hotel) y me preguntaron si me lo había pasado bien “con mis amigas”. ¿Y qué hiciste mamá? ¿Pero… las conocías? ¿Y con quién cenaste? ¿Y quién te despertó? ¿Nos echaste de menos?

Pero uno de los comentarios que más me sorprendió fue el siguiente: “Uf, una cena de mamás y papás que habláis de maternidad y paternidad. Seguro que os pasasteis la noche hablando de vuestros niños y viendo fotos del móvil”. Me quedé alucinada y me di cuenta que NO. Prácticamente no hablé de las niñas en ningún momento (más allá del “sí, todo bien, uf, muy revoltosas pero geniales). Y NO. En ningún momento saqué el móvil para enseñar ninguna foto. Era un día/noche importante para mí. Porque me hacía mucha ilusión conocer a tantísima gente. Y hablamos de blogs, de situaciones que nos han pasado, anécdotas, posibles colaboraciones, del trabajo de cada uno, de lo difícil que es coordinarlo todo, de vacaciones, de sueños… pero sobretodo, hablamos de todo y nada. Éramos muchas personas con ganas de hablar con todas las persones reunidas en ese salón. Así que después del comentario, contesté con un: “¡No somos monotemáticos!”.

Sí que es cierto, lo reconozco, que muchas veces la maternidad absorbe de tal manera que cuesta no ser monotemática, sobretodo cuando te juntas con otras madres. Pero es sano hacer el esfuerzo y descubrir las conversaciones que teníamos antes. ¿Os acordáis cuando podías hablar durante horas de ropa, chicos, o sueños? ¡Oh wait, será que ahora nos faltan todas estas horas!

18 nov. 2012

Un #17NBCN… de película




Podría hacer un post diciendo lo que des de ayer fue uno de los grandes comentarios del evento: Que es fantástico poneros cara, compartir la vida 1.0. con vosotros, y que a partir de ahora, una vez ya has compartido una jornada cómo la del sábado, los mensajes tienen una magia más potente. Yo al menos lo vivo así. Podría hacer este post, y probablemente lo haré otro día, analizando el fenómeno, pero hoy me apetece compartir con vosotros las ideas que me vienen flasheando la cabeza (supongo que por las pocas horas de sueño). Quiero gritar bien alto que el 17NBCN ha sido de película.

Cuando blogger encontró a Sally: sólo por la referencia al título, es que me hace mucha gracia, vernos a todos fijándonos en la acreditación para saber quién es quién. “Ahhhh, ¡eres tú!”. Porque resulta que con esa persona hablas prácticamente a diario y no sabías si era rubia o morena, alta o baja hasta ayer. :-) 

Los bloggers de la mesa redonda: Ilusión máxima coincidir en la mesa con @apujabet y @arare73 (por eso de los gemelos… nada, fijación que tiene una), pero también con @miriamtirado y @dandocoloralosd a quién no conocía y tenía unas ganas enormes… y @xicsbb, y @mama2puntocero (y su super carrito de la compra), @siendomadres, Silvia, Maite...

Armagedd(ba)yon: Recordad: tened cuidado con lo que etiquetáis en Internet o puede llegar el fin del mundo. La conferencia de Rafael Gimeno-Bayon del Molino, como siempre, muy interesante y práctica. Calificativos que traslado a todas las charlas, aunque debo confesar, que no pude estar en todas (jijijiji, que os estaba fichando a todos en la entrada) pero sí que lo seguí por TW o algunos ratitos en directo!.

Pretty blogger: Lo del photocall cortó un poco al principio, pero al final nos soltamos, eh?

Star(madresfera)gate: Revolución en la sala 7 con la presentación de #madresferareload, con la nueva imagen y los cambios para elaborar los ránkings. Un placer volver a coincidir contigo, Monica y conocer a todo tu equipo.

Con el tweet en los talones: parecía un nuevo circuito del mundial de Fórmula 1… a ver quién era el más rápido en Twitter.

El club de las poetas imperfectas: dejadme dedicar una de las pelis a ese grupito de imperfectas (las que estuvieron y las que no pudieron venir) y por esas sorpresas únicas a las salidas de los ascensores...

La profecía: Todos sabíamos a media tarde que la profecía se cumpliría: “*****, me estoy quedando sin batería en el móvil”.

Las brujas de Eastwick: Felicidades a todo el equipo por la organización y por el lío en que se han metido. Porqué el HT #habrásegundaedición tiene que convertirse en TT :-)

Vacaciones en Roma: ¡Cuántos regalos! Gracias a todos las marcas y a los que participaron y repartieron presentes.

El señor de los “Washi”llos: en honor a todos los talleres que se organizaron para peques y adultos y porque prometo que en la próxima edición me apunto a todos

Fue un día interesante, lleno de encuentros, de sonrisas y abrazos. Me gustaría poder nombraros a todos, pero es imposible. Una cena muy agradable y unos bloguer@s, papás y mamás, destrozados y con mucho sueño. El salón, a eso de las 4 de la madrugada, parecía La noche de los bloggers vivientes. 

14 nov. 2012

¿Fascinación por los gemelos?



Es un tema que ya hemos hablado en otras ocasiones, pero hoy me la he encontrado en un escaparate de una tienda de juguetes. Un cochecito triple, con tres hermanas-muñecas-gemelas. Me ha hecho gracia porque demuestra una vez más esta «invasión» gemelar. Pero unos minutos después hemos pasado con las niñas y se han quedado pegadas al cristal. Localizan muy rápidamente a los gemelos y además, siempre que juegan a “madres e hijas”, no tienen nunca una criatura, tienen dos. Por suerte no me han pedido ni las muñecas ni los cochecitos. Por suerte, sino, en casa tendríamos 2 + 2 + 3 + 3... ¡diez criaturas y nosotros!


12 nov. 2012

Habitación pequeña, camas grandes


Nos gusta nuestro piso. Pero de golpe, cuando supimos que tendríamos gemelas, ya vimos que se nos quedaría pequeño. Así que nos hemos ido estrujando el cerebro para buscar las mejores combinaciones. Mientras las pequeñas durmieron en las camas de barandillas cabían bien en su habitación. Pero pasaba el tiempo y nos teníamos que decidir cómo lo haríamos cuando fueran mayores y tuviéramos que cambiar a camas grandes.

¡Cuántas ecuaciones! ¡Cuántos movimientos de muebles, sumando el espacio de las camas, restando los metros del armario, multiplicando siempre por dos y dividiendo el espacio de la habitación! Dos camas individuales uno al lado del otro no cabían. Ni en forma de L. Si queríamos poner literas teníamos que hacer obras para cambiar la ventana, porque no se podría abrir (la solución no nos gustaba, porque en verano en su habitación hace mucho calor y se perdería ventilación).

La foto es antigua, del día que montamos las camas, pero se ve
perfectamente la estructura. Las dos son macizas, de modo que sólo
es necesario el colchón. La cama de abajo sale muy ligera porque tiene
ruedas abajo
La única opción era una cama nido, pero había que encontrar un sistema que fuera fácil y práctico de quitar y poner, porque sería una cuestión diaria. Tenía que ser lo suficientemente fuerte y práctico. La idea que veis nos convenció porque de esta manera, con las camas plegadas, la habitación aún parece bastante grande y nos podemos mover. A la hora de dormir, sin embargo, el espacio se reduce (y eso que las camas sólo hacen 80cm de ancho, porque si no hubiéramos sufrido). Además, los dos cajones de abajo tienen mucha capacidad y ayudan a guardar muchas cosas. Por otro lado, otra cosa que hay que considerar es que sea fácil poder hacer las camas, poner sábanas o mantas.

Estamos muy contentos con la solución, si bien también hay que decir que siempre hay que intentar que la que duerme "arriba" se vaya a la cama primera, porque si no, tenemos que hacer unas escaladas muy extrañas y la cosa se complica. Y ahora que ha llegado el frío, hemos continuado con la practicidad de los sacos de dormir, ahora ya los normales (hasta hace poco hemos utilizado sacos Grobag y nos han funcionado muy bien). Las pequeñas duermen a gusto, sólo hay que estirarlos sobre la cama, rápidamente, y además, no son gruesos, de modo que la cama de abajo no tiene problemas para encajar perfectamente. Al principio, Ona, que duerme arriba, había "aterrizado" abajo. Por este motivo, hemos recuperado las barandillas protectoras. ¡Ahora, nadie tiene miedo de caer y dormimos perfectamente bien!. 

5 nov. 2012

La maldición del puente de octubre


Después de cuatro años y de investigaciones poco empíricas, creo que ya puedo afirmar que la maldición del puente de octubre es real. Existe y es más, no se puede hacer nada.

Veréis. Las niñas tenían diez meses en su primer ‘mes de octubre’. Estaban en la guardería y se acercaban los 4 días del puente. Hacía una semana que su maestra me había dicho que muchos niños estaban con gastroenteritis. "Ya está", pensé, seguro que una de las dos, o las dos, no se escapan. Pero las pequeñas estaban tan contentas y no había ningún síntoma. Que ilusa que fui. Nos íbamos. Las fui a buscar a la escuela y nada más llegar a casa tuve que ir corriendo al baño. Me pasé todo el puente en el lavabo y en la cama. Hacía siglos que no me encontraba tan mal como aquel puente.

Todos sabéis que los pequeños pasan todo el verano fantástico y al tercer día de colegio ya vienen con mocos. Al año siguiente cayeron ellas, al siguiente mi marido. Este año, todos estábamos perfectos, pero ya no habíamos hecho planes.

En casa lo hemos bautizado como la maldición del puente de octubre, porque está justo en el timming de incubar algo con el inicio de curso y explotar con el primer puente del curso. Bueno, vaya, eso de los puentes parece que ya pasará a la historia. Quizás la maldición también...

2 nov. 2012

Dile que me de un beso...




Empezamos bien el fin de semana. Son ocho y media de la noche y Ona, después de ir al baño dice que le duele. Reconozco los síntomas. Ocurrió hace unos meses con su hermana. Mi marido se la lleva a Urgencias.

Estel y yo nos esperamos en casa. Dice que quiere esperar a que vuelva su hermana para irse a dormir. Pero al cabo de un rato está cansada. Le pongo el pijama y directa a la cama.

"Mamá, ¿tú te esperarás despierta a que llegue Ona?", me pide.
"Sí, claro, quiero saber qué le ha dicho el médico", le respondo.
"Si estoy dormida le dices que me de un beso, ¿vale, mamá?".

Le doy un beso de buenas noches y salgo de la habitación con una sensación difícil de explicar y que siempre me emociona cuando veo cómo se quieren y este vínculo tan especial que las une. Y sí, se confirma. Es infección de orina.

Una cortina llena de fotos


Tenemos miles de fotos de las niñas. Sí, claro, la mayoría bien almacenadas en el ordenador, como hacéis vosotros, seguramente. Y en álbumes digitales. Pero yo todavía soy una nostálgica del papel fotográfico.

Los Reyes se trajeron una curiosa "cortina" (sí, podríamos decirlo así) que es un portafotos. Tiene las medidas exactas para poner las fotos de 10x15 (son como unas bolsillos) y se pueden ir cambiando todas las veces que uno quiera. A las pequeñas les gusta mucho, porque hay muchísimas fotos suyas. Bueno, de hecho, todas son suyas, pero desde que eran bebés hasta la actualidad. Les gusta revisar qué hacían en cada foto y ver a los otros miembros de la familia.

De esta manera no las tenemos "tiradas" por casa (tampoco tendría tanto sitio para tantos marcos) y bien agrupadas. Junto a nuestro particular y original RINCÓN DE LAS ARTISTAS, configuran la decoración del pasillo de casa.