5 jul. 2012

De Cenicienta a la Sirenita


MINIVACACIONES - 4

Hemos estado unos días fuera. Unos días en la playa y en remojo hacen milagros. Cada verano las pequeñas han reaccionado de forma diferente en la playa, la arena y las olas. Por lo tanto, estábamos a la expectativa de qué pasaría esta vez.

Primer día: juegan tranquilamente en la arena y se bañan. Segundo día, prueban unos flotadores (los circulares de toda la vida). De entrada, Estel me pide que no la deje de tomar de la mano. Tiene miedo. Es una sensación nueva. Al cabo de 10 minutos (de reloj), ya se baña sola y me dice que no es necesario que le de la mano.

"Cuando era pequeña me daba miedo este flotador, mamá". Sí, cuando eras pequeña. Hace diez minutos eras más pequeña, sonrío.

Esa misma tarde, en la piscina, comienza a saltar dentro del agua sin miedo. Descubre tantos juegos que no hay manera de sacarla del agua. Ona es más prudente, pero también juega, y mucho. Estoy tomando el sol. Estel viene corriendo y me anuncia:

"Ya no soy Cenicienta. Ahora soy Airel (le cuesta decir Ariel), la Sirenita".

Ha sufrido una metamorfosis. Se pone tanto dentro del papel, que al día siguiente, cuando la llamo, me dice:

"Mamá, todo el día estás despistada. ¿Por qué me sigues llamando Estel? Soy Airel”.

4 comentarios:

  1. Jajajajaj, es genial!!! Las mías no se toman tan en serio los papeles (gracias a Dios!!)

    Me encantan estas transformaciones!!!

    ResponderEliminar
  2. Son taaan lindas. Tan ingeniosas. Hace diez minutos era pequeña y ahora tan mayor que ya se baña sola con el flotador. Son momentos maravillosos. Gracias por compartirlos.

    ResponderEliminar
  3. Vaya par de princesitas que tienes!

    ResponderEliminar
  4. ! Que graciosa esta niña ! Me encanta.
    Ptnets

    ResponderEliminar