27 feb. 2012

Cosas (in) útiles: Las hamacas

Hay una serie de objetos que en las tiendas intentan hacerte creer que serán absolutamente imprescindibles en el momento que seas madre y tengas la criatura / las criaturas en casa. Debo reconocer que en estos tres años hemos tenido de imprescindibles, otros que no nos dejamos engañar y otros... que sí.



Por eso hoy empiezo esta serie. Quiero dejar muy claro que encontraréis cosas que a nosotros nos han funcionado (o no), que nos han sido útiles (o no) o que les hemos sacado provecho (o no). Espero que (eso sí), os sea útil si estáis embarazados... o si tenéis que hacer regalos, que también ayuda ir un poco pistado.



LAS HAMACAS: IMPRESCINDIBLES (Calificación *****)





Uno de los regalos (que pedimos) más utilizados y más prácticos que tuvimos. Durante el primer año de vida de las pequeñas fueron un IMPRESCINDIBLE, en mayúsculas.



Hacían la siesta, se tomaban el biberón, se comieron sus primeras papillas, nos servían para trasladarlas de habitación... Las utilizábamos para las siestas si estábamos fuera de casa... Me sorprendía cuando de otras madres me decían que ni siquiera las habían utilizado. ¡No sé cómo nos lo hubiéramos hecho nosotros! Recuerdo la imagen de las dos pequeñas en las hamacas, yo sentada en el suelo en medio y un biberón en cada mano. Venga, a dar el biberón a las gemelas cuando no tenían espera y estaba sola.



Además, se pueden encontrar de muchas marcas y modelos (más o menos complicados, para mí no hacía falta que tuviera una vibración para dormirlas) y a precios asequibles teniendo en cuenta el uso que se les da.


7 comentarios:

  1. muy imprescindible!!! en la guardería estamos todo el día hamaca para arriba, hamaca para abajo. pero son geniales y cómodas para ellos!!

    recomendable 100%

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aayyyy Jesús, yo no sé cómo me lo habría organizado sin las hamacas... para mí era super-práctico!

      Gracias por pasearte por aquí ;)
      Núria

      Eliminar
  2. Para mi las hamacas fueron vitales, las compré sencillitas y muy económicas pensando si realmente me serían útiles, pero siendo mellizos descubrí que me eran muy prácticas a la hora por ejemplo de darles el biberón al mismo tiempo. Además me daban cierta libertad a la hora de dejarlos allí y yo por ejemplo aprovechar a depilarme...
    Sobretodo teniendo en cuenta que me pasaba medio día sola dando biberones al tiempo yo las califico como imprescindibles en caso de futuras mamis de gemelos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      yo tambien creo que en el caso de melliz@s son lo que más aprovechas... realmente fue el regalo más amortizado de todos los que me hicieron. jajajja, veo que los bibis en tándem en las hamacas es una práctico común, eh?

      un beso!!!!

      Eliminar
  3. Yo he tenido la misma idea, de hacer una lista de (im)prescindibles. Y la verdad, las hamacas están en mi caso en el lado de lo NO necesario para nada. Suerte que me las dejaron porque no las utilicé más que dos o tres veces y los llantos se oyeron en todo el edificio. No hubo modo, a mis gemelos no les gustaba nada estar en las hamacas. En cambio, mi truco fue apoyarlos, tumbarlos, sentarlos con la ayuda de los cojines de lactancia. ¡Qué gran descubrimiento! Aún ahora que tienen 22 meses los uso a veces para que se duerman bien estirados en el sofá mientras apoyan sus pies en mi regazo cuando están muy nerviosos o enfermos o simplemente queremos contacto y comodidad a la vez. Normalmente, ponía sendos cojines de lactancia en el sofá de tres plazas, uno en cada extremo. Tumbaba a los niños de modo que cada uno apoyaba sus pies en una de mis piernas. Y ala, biberones en mano la calma volvía a la casa un rato.

    En fin, para gustos, colores. Yo siempre recomiendo que si se puede se consigan hamacas, cojines de lactancia y otros enseres que no siempre sirven (según el niño) de prestado.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  4. Desde luego que son imprescindibles! Mi hermana tuvo mellizos y yo siempre la veía con las hamacas para bebés de aquí para allá. Ahora me ha prestado una de ellas y estoy encantada... Cómo admiro a las que lo han vivido por partida doble! Los cojines de lactancia por ejemplo, también me han ido muy bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Pues parafraseándome a mí misma.... Benditas hamacas!!!!!!! Es que pienso en mi vida sin ellas (sobre todo el primer año, porque ahora ya no las saco fuera de casa cuando vamos de viaje) y me imagino una hecatombe, un auténtico desastre, un verdadero estrés!!! Verdaderamente, sobre todo para multipadres como nosotras, calificación *****!!!!

    ResponderEliminar