23 may. 2012

La crianza de múltiples, la reflexión de Nely Vicario





Hace días (en realidad casi dos meses), que le doy vueltas a este artículo que me pidió Núria para celebrar el primer aniversario de su blog. Conste que no me puso condiciones, sólo que hablara de la crianza de múltiples, y yo, como mamá de gemelos pensé “uy qué fácil, vale!!”.

Pues de fácil nada. Resulta que pensando, pensando, pensando… me doy cuenta que sólo me sale el agravio comparativo, crianza de múltiples vs. crianza de uno, donde obviamente (para mi) la de múltiples sale perdiendo.

Así que por amor a mis pequeños gemelos y un mal planteamiento inicial, no terminaba de lanzarme. Y de pronto alguien me dice, ¿sabes cuántas madres de múltiples sienten lo mismo que tú y no se atreven a ponerlo en palabras?. Pues aquí estoy, pretendiendo ser sincera conmigo misma y de paso dar voz a otras que puedan sentir parecido.

No es que no quisiera tener gemelos, es que no entraba dentro de mis planes, es que para mi no era una posibilidad y es que, en realidad, no estaba preparada para ello. Yo quería ser madre de nuevo y poner en práctica todo lo que mi maternidad primeriza me había enseñado, lo que había aprendido, lo que hubiera querido hacer con la mayor y por la razón que fuera no pude, o no supe. Tal vez quería sanar y no lo sabía. Tal vez idealizaba la maternidad y continúe idealizándola después de nacer los gemelos.

Idealizar significa vivir en el imaginario sin poner la pizca de realidad que necesitas para no machacarte cuando las cosas no salen como querías. Y yo quería un embarazo consciente, un parto natural, una lactancia prolongada, colechar, criar con apego, portear y fusionarme con mis bebés.

Pero son dos (más una), y aunque mucho de lo que me propuse lo fui consiguiendo, en demasiadas ocasiones fue más sacrificio que disfrute. Y si me paro a analizar esta sensación me doy cuenta de que lo natural es tener un bebé, pero tener dos o más puede superarnos y entonces necesitamos AYUDA!!

No pasa nada, podemos pedirla, podemos recibirla, no somos más débiles o peores madres por ello. Podemos reclamar una tarde a solas, podemos alegrarnos de que llegue la hora de ir a trabajar. Tenemos derecho a desconectar y no por ello queremos menos a nuestros hijos.

Podemos expresar que nos duele no poder pasar horas con nuestro bebé en brazos porque el otro nos reclama, que nos sentimos culpables porque el sueño nos puede cuando ellos quieren jugar, que querríamos una casa más limpia y recogida pero esto es lo que hay, que se te parte el corazón cuando te das cuenta de que te has adaptado al llanto y no reaccionas con la misma rapidez. Podemos verbalizar claramente que estamos enfadadas, furiosas, decepcionadas, tristes, superadas… y permitirnos estarlo. Reconocer lo que sentimos, reconocernos imperfectas, y empezar desde ese punto.

Necesitamos, ante la llegada de múltiples, un replanteamiento, una tribu entera dispuesta a tender una mano, una buena dosis de humildad para aceptar hasta dónde puedes llegar y… tiempo.

Tiempo para ver que tus bebés crecen, que están sanos, que son felices, que les quieres con locura y que mereció la pena.

Post y foto de NELY VICARIO
Blog:
http://imaginarsonrisas.blogspot.com.es/
Twitter: @Nelyvv
Facebook: http://www.facebook.com/pages/Imaginar-Sonrisas/101134183343160

 






3 comentarios:

  1. Que realidad mas grande... Yo me he sentido tantas veces desbordada, tantas veces cansada... Pero es que somos humanas y hay que reconocer muchas veces que aunque lo intentamos con todas nuestras fuerzas no llegamos a todo
    Por cierto que dos preciosidades!!
    Un beso y preciosa entrada, muy real

    ResponderEliminar
  2. Con el tiempo me he dado cuenta de que la tribu es necesaria para criar a los hijos. Con más razón cuando hablamos de más de uno. Yo tengo dos hijos que se llevan dos años y también he necesitado ayuda.

    ResponderEliminar
  3. Que identificada me siento, con tus palabras, cuantas veces me he sentido asi y con sentimiento de culpabilidad encima (por haber deseado solo uno), pero cuando les veo las caritas a mis princesas pienso VAMOS que esto es una experiencia preciosa y hay que disfrutarla doblemente.

    ResponderEliminar