7 oct. 2015

Actividades extraescolares: entre la logística y el equilibrio


Antes que nada. ¿Nos gusta hacer actividades extraescolares? SÍ, totalmente, sobre todo si cuadran con los intereses de las pequeñas y nuestros. Pero... ¿rellenar las tardes de los niños con una actividad extraescolar tras otra? Un NO rotundo. Entiendo que a menudo se hace por un tema de conciliación, pero no es la solución. Van mucho más cansados ​​y se concilia aún menos. Claro que esto da para otro post y no es el tema de hoy...

Dicho esto, con melliza(o)s / gemela(o)s, las actividades extraescolares se convierten en un auténtico juego de organización y logística. Hasta ahora, nuestra posición es que ellas elegían una de las actividades que querían hacer y nosotros la otra. Con dos tardes ocupadas ya nos parecía suficiente. Así que a partir de P4 nosotros elegimos natación y luego pasamos al inglés y ellas decidieron probar cosas. Que si teatro, que si danza... la verdad es que no nos pusieron problemas y las dos querían ir probando, así que las dos hicieron teatro juntas, y danza juntas. Pero sabíamos que esto se acabaría y nuestra logística se complicaría.

Cada vez se hacen más mayores, y cada vez sus intereses se van perfilando y son diferentes. Así que a la hora de plantear el tema, lo tuvieron claro. Estel quería jugar a baloncesto. Y Ona quería hacer danza y teatro (a mí no me extraña, sus personalidades ligan a la perfección con las actividades que quieren hacer). A Ona le gusta mucho bailar, pero el año pasado no tuvo 'feeling' con la profesora de danza de la escuela. Estel tampoco, así que lo dejamos al cabo de un trimestre. Este año lo probó en otro centro, pero me dijo que no le gustaba. Y que ya le parecía bien sólo hacer teatro. Aunque a priori el 'calendario' semanal se nos había complicado, ahora cuadra a la perfección. Los lunes hacen teatro y baloncesto en la escuela, y terminan a la misma hora (nosotros respiramos un poco más y podemos comer tranquilos). Esta semana han empezado y de momento, parecen de lo más contentas. Me han tenido media hora al teléfono contándome qué habían hecho. Los miércoles, vamos a inglés (están encantadas con la nueva maestra y con su estuche lleno de lápices... supongo que se ven muy mayores a ellas mismas).


¿Y sabéis qué? El resto de días de la semana, jugamos mucho, leemos mucho y tenemos tiempo para estar juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario