12 feb. 2014

La Ley de Murphy gemelar




Los días van transcurriendo y hay ciertas cosas que te pasan que sólo pueden responder a la famosa Ley de Murphy. Cada día estoy más convencida que existe una parte de la dichosa ley que está dedicada a los gemelos y sus padres.


Muchos diréis (y con razón), que puede aplicarse también para todos aquellos que tenéis 2 o más hijos. Cierto. Pero estaréis de acuerdo conmigo que con algunas de ellas, para los que tenemos dos de la misma edad, parece que tengamos más números de la lotería.

Estos son mis 5 primeros puntos de la Ley de Murphy gemelar

1-   Aunque lo único que deseas durante el embarazo es que los bebés estén bien, falta que te haga ilusión tener dos niñas para que sean dos niños. ¿Qué te encantaría que fueran niño y niña? Ni lo sueñes.
2-   Este va dedicado a duotrastadas.es, que lo sugirió, y está a caballo entre la Ley de Murphy y una de esas “verdades gemelares como puños”. Vas a salir, has quedado con una amiga. Cuando por fin ya tienes las mellizas arregladas, sin hambre, cambiadas y preparadas y tú ya te has puesto la chaqueta y los zapatos… una se caga hasta la nuca y la otra vomita.
3-   Cuando son bebés, nunca conseguirás que se duerman a la vez cuando tú necesites 20 minutos para hacer algo. Para dormir, para ir al lavabo tranquilamente o para ducharte. Lección número 1: si tienes 5 minutos no dudes en utilizarlos para hacer lo más prioritario. No sabes si podrán ser 6, 10 o 15. O claro, ley de Murphy: puede que sólo sean 3 minutos.
4-   Ley de Murphy o ‘por la boca muere el pez’. Cuando estés en la operación pañal, lo típico es comentarlo con todos los padres que están en lo mismo. ¡NOOOOO! Ni se te ocurra. Falta que digas “llevamos unos días que lo controla súper bien” para que estés a las 4 de la madrugada cambiando pijamas, sábanas y salvacolchones porque se le ha escapado el pipí. Y no 4 gotitas justamente.
5-   Otro ‘por la boca muere el pez’: Huye como de la peste de cualquier conversación sobre piojos. No contestes a ningún tweet ni comentes un solo estado de Facebook sobre el tema. Los piojos lo saben. Y cuando aún no hayas acabado de escribir la frase en el muro de tu amiga Pilar “ánimo nena, ya verás que con el tratamiento acabarás con ellos. Nosotros por suerte llevamos una buena temporada que nos hemos librado….”, un **** piojo estará invadiendo la cabeza de una de tus mellizas.



Continuará…

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Noooo, pero son recurrentes, pesados y no se van con facilidad. shhhhhhhhh :-)

      Eliminar
  2. Son casi los mismos trastornos que experimento yo con mi bichilla pero en tu caso ¡por dos! ¡Ay! Yo no sé cómo veis luz al final del túnel los papis de mellizos y gemelos.

    ResponderEliminar
  3. Jjaajaja, tal cual!! Buenisima la ley de murphy gemelar, ycuanto para agregar!!! Beso grande!

    ResponderEliminar