12 sept. 2012

Sonrisas y lágrimas


Ha habido de todo un poco en el primer día de escuela. Por suerte, han predominado las sonrisas, y sólo alguna lágrima a primera hora de la mañana.



Estel lo ha llevado un poco peor, esta mañana. Cuando han llegado a la escuela se ha agarrado fuerte a Jordi y no quería soltarlo. Ona ha estado a punto de contagiarse de su hermana, pero ha entrado dentro de la clase y se ha encontrado con sus amigos. Estel no paraba de llorar.

Hasta media mañana no he podido llamar a Jordi y que me diera estos recortes de información, así que cuando las he ido a buscar, no sabía con qué me encontraría.



¿Resultado? Para calmarse, Estel ha ido un rato a la clase de Ona. Al cabo de unos minutos y de hacer la primera actividad del día, ha vuelto a su clase. "Y después todo ha ido muy bien y ha estado muy contenta todo el día", me dice Eulalia (su tutora), con ese tono tranquilizador y sincero que me gusta tanto de ella. "Quizás le costará durante un par de días, pero tranquila que luego ha ido muy bien".

Y nada más salir de la escuela no han parado de hablar. Que si han se han contado las vacaciones, que si tienen un par de niños nuevos en la clase, que si uno ha ido a la montaña, que si el otro no ha hecho vacaciones, que si aún no tienen nombre para la clase y lo deben decidir entre todos. Ona canta una canción nueva y Estel va saltando mientras dice que ella quiere ser una tortuga ninja.



Sí, señor. Ya ha vuelto la "normalidad".

 
Justamente ayer (no tuve tiempo de traducir el post), escribía lo que vivíamos el dia antes de empezar las clases:
 
Hoy es el día antes ... antes de empezar, de nuevo, en la escuela. Reconozco que el año pasado estaba mucho más nerviosa. Supongo que era el hecho de la novedad, un aspecto que este año, ellas y nosotros, llevamos mucho más controlado. P4. Las pequeñas comenzarán P4 y lo harán con las mismas tutoras y equipo de comedor del año pasado. Supongo que eso me da ese plus de tranquilidad.



Quizás tampoco he tenido tiempo de ponerme nerviosa. Justo ayer acabó la Fiesta Mayor de Sabadell. Y entre que yo he estado trabajando y las pequeñas no han parado de ir a pasacalles, patios de cuentos, espectáculos del Club Súper 3, bicicletadas populares y de bailar con gigantes y cabezudos ... ya nos hemos plantado al inicio de curso.




En su habitación ya lo tengo todo preparado. Las bolsas del almuerzo, por la hora de comer, la del recambio de la ropa y la ropa que se pondrán mañana por la mañana (lo hemos pactada las tres, así no habrá discusiones y Jordi-que está solo por las mañanas, ya que yo me pongo a las seis de la mañana- irá más tranquilo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario