27 sept. 2012

Luchando contra brujas y dragones




“Érase una vez, había una niña llamada Victoria. Sus papás estaban encantados con su naciemiento, pues tenían muchas ganas de tener una hija. Siempre habían soñado con todas las cosas que harían cuando Victoria fuera mayor. Pero primero disfrutaron como locos de las primeras miradas, las primeras sonrisas y balbuceos de la pequeña. Bueno, más mamá que papá, porque cuando Victoria sólo tenía 12 días, papá se iba cada día a cazar dragones. Salía muy temprano de casa, no venía a comer y llegaba muy tarde por la noche. Victoria aprendió que cazar dragones debía ser algo muy difícil, porque su papá no estaba nunca en casa y llegaba agotado. Muchas veces, ni siquiera tenía todo el fin de semana para estar con ella y su mamá. Él intentaba dejar los dragones, porque no quería perderse los momentos más maravillosos de su hijita. Pero cómo mamá le explicaba, papá tenía que cazar dragones, porque era su trabajo y le pagaban por ello. Victoria no entendía aún qué era una hipoteca, la lista del supermercado, las facturas y las letras del coche. Ella sólo quería que papá hiciera esas caras raras que tanto la hacían reírse. Sólo quería que la abrazara y quedarse dormida en su regazo. Que le cantara mientras la bañaba. Pero se acostumbró. Mamá le contaba que llegaría un día que ella también debería volver a trabajar y ya no estaría para cuidarla todas las mañanas. ¿Ah no? ¿Y entonces con quién se quedaría la pequeña Victoria? Y llegó el día. Demasiado rápido para mamá. Demasiado rápido para Victoria. Mamá la llevó a la guardería. Lloró. No quería que su mamá se fuera. Sólo fue una mañana. Pero a mamá había una bruja que cada vez le daba más trabajo… y más trabajo. Al final Victoria tenía que quedarse a comer y mamá no iba hasta por la tarde a buscarla. Prácticamente no veía a papá ni a mamá en todo el día…”



Mamá, para, no me gusta este cuento. Pero no es verdad, ¿no? Eso pasó hace mucho tiempo, ¿a que sí?



No cariño, no tanto. Pero algún día será un cuento porque los últimos doce meses han sido muy intensos y hay mucha gente luchando contra brujas y dragones...

#CRYA12meses MUCHAS GRACIAS por la lucha diaria.

4 comentarios:

  1. A mí tampoco me gusta ese cuento! ;-)

    ResponderEliminar
  2. muy muy bonito, aunque triste, espermos que un día solo sea un cuento

    ResponderEliminar
  3. Es precioso. Pero triste... tristemente real!!

    Besos

    ResponderEliminar