21 jun. 2011

El negocio twin (1)

En abril de 2008 nos encontrábamos en una especie de punto muerto. Queríamos cambiar de piso, pero para ir a vivir a Estrasburgo, en Francia. O quizás nos comprábamos una autocaravana y nos íbamos dos años a viajar. O nos decidíamos e íbamos a buscar un hijo. La verdad es que no lo teníamos muy claro. Incluso en broma (no sé porque digo esto, porque no era en broma), la hija de unos amigos hizo de mano inocente para ver si podíamos colocar todas estas ideas en orden. Lo hicimos dos veces, y en ambas ocasiones, el tema hijos era el último de la lista. Y mira por dónde ... fue el primero. 



Ante estas incertidumbres, las utilizamos para anunciar a la familia que esperábamos gemelos. Les dijimos que nos habíamos hipotecado, '¡y de qué manera!. Todos cayeron. El paso siguiente era preguntarles si querían ver el mapa de nuestra hipoteca y les enseñábamos la ecografía. "Veis la manchita?". "Y algunos respondían ... hay dos! ". Sí, sí ... dos manchitas. Son gemelos. Fue la locura de la familia (supongo que la mitad ya daban por hecho-dábamos, me incluyo-, que eso de los hijos no era para nosotros). Poco podíamos imaginar que la "bromita" de la hipoteca sería absolutamente premonitoria. 

Pronto descubrimos que la invasión twin se basa en el negocio twin. Cochecitos dobles, cunita, cunas, sillas para coche, hamacas ... pero no sólo eso, sino que cada uno de estas operaciones requiere su máster correspondiente. Es fascinante ver la cantidad de cosas inútiles que se pueden llegar a vender a unos padres embarazados. Me gusta pensar que el hecho de esperar gemelas nos hizo tener los pies en el suelo en muchas cosas y darnos cuenta en que habíamos de relativizar muchas otras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario