22 jun. 2015

¡Estoy harta de tener un zoo en casa!



Basta. Estoy harta. Estoy harta del zoo que tengo montado en casa, nada agradable. Los únicos que se salvaban, pobres,  eran los pececitos que teníamos, y uno se nos murió (dramón de las mellizas).

Ya no hablo de los piojos. Estoy harta de hablar de piojos, paso, porque hablar de ellos produce efecto llamada.. Pero ahí están los muy cabrones,  porque no tienen otro nombre. Desaparecen una temporada… pero siempre están al acecho.

No. Ahora me ha tocado descubrir la palabra OXIURIASIS. Fea, también la palabreja. Hace tres semanas descubrimos un gusanito blanco. Una de las peques lo tenía. El bichejo en cuestión se aloja en el intestino grueso. Mientras la persona infectada duerme, la hembra sale del tracto intestinal y pone los huevos en la piel que rodea el ano. Es una sustancia que produce un picor insoportable.

Pues nada. Tratamiento al día siguiente (un jarabe), y cómo es muy fácil que los huevos de los gusanitos vayan de un sitio para otro, pues a lavarlo todo. Sábanas, pijamas, ropa… (al cabo de una semana otra vez). El pediatra ya no avisó que era altamente contagioso, y que hiciéramos el tratamiento también con su hermana. Para qué voy a haceros un next coming… ¿Sabéis quién ha tenido que ir al médico al cabo de unos días y hacer el tratamiento para adultos, no?


¿Quién será el próximo inquilino en casa? ¿Dinosaurios que crían en la cabeza? ¿La marabunta? ¡¡¡¡¡Estoy haaaaaaaaaaaaaaaarta!!!!!!

2 comentarios:

  1. Muy normal que te desahgogues!!! Madre mía! Pero no tientes a la mala suerte que ya sabes q es la primera en aparecer!!

    ResponderEliminar
  2. No sabía que eso existe!! Madreeee qué repelús! Ojalá os deshagáis de ellos pronto. :o

    ResponderEliminar