3 jun. 2015

El mes de junio me va a matar…


Estoy empezando a odiar el mes de junio. En serio. Antes me encantaba. Pero ahora me agobia de tal manera que creo que lo borraría del mapa (bueno, del calendario). Yo entiendo que hay que tener previsión… pero hay momentos que sin saber lo que sucederá mañana… ¡no me pidáis por favor que planifique le mes de octubre!

En seis días he tenido que decidir el futuro organizativo de nuestra familia no sólo para los próximos 10 días (que es total lo que queda de curso), ni cómo vamos a conciliar (ay, que me parto) las vacaciones de las niñas con las actividades de verano… sino todo el curso que viene. 

En seis días he recibido el mail indicando que tenía que rellenar el formulario conforme se quedarían a comer en la escuela el curso que viene. La fecha límite era el 30 de mayo, pero se me pasó. Lo hemos entregado hoy.

La semana pasada tuve la confirmación de cuándo serían mis vacaciones, con lo cual lo pude terminar de cuadrar con mi marido. Así que la semana pasada confirmamos la primera parte de casal de verano para las mellizas. Me faltaban las tres semanas de agosto de Casal. Sólo hay un club en la ciudad que lo hace. En julio puedo escoger entre 80.000 opciones, pero en agosto sólo hay uno. Por suerte somos socios. Las he apuntado hoy. Todo esto, cruzando dedos para que les guste y no la líen.

El lunes recibí un mail de la escuela. Con la información de las actividades extraescolares. ¿Tendré tiempo de mirarlo bien y buscar las mejores combinaciones? Pues no, porque la matrícula, que hacemos on-line, empezaba hoy a las diez de la noche. Y si no la haces en el primer momento, ya no hay plazas normalmente. Ayer por la mañana lo hablamos bien con ellas, preguntando qué es lo que querían hacer y si sus primeras decisiones se mantenían. Así que ayer investigué la escuela de danza dónde a Ona le gustaría ir a bailar. Confirmación de días y horarios… y precios. Llama a la academia de inglés para saber qué día tienen previsto hacer su curso, porque si me lo cambian… ya no me cuadra nada. Haz mentalmente la organización de la semana para ver si podremos recogerlas a tiempo. ¿Con quién estará cada una? Porque hasta ahora, a nivel logístico, habíamos conseguido que las mellizas hicieran las mismas actividades, pero a medida que se hacen mayores cada una tiene sus intereses y tenemos que respetarlos. Así que empieza la locura.


Ah sí, y he recibido un mail de la academia de inglés. Con todo lo necesario para el Festival de fin de curso (que encima me voy a perder). ¿Tienen pantalones y camisetas azules? Ala, ponte a buscar en el armario...

Que se acabe junio, por favor… anda... decidme que estáis igual...

6 comentarios:

  1. Tranquiii que junio acaba en.. un mes!
    Ya te dije que aquí el curso escolar hasta secundaria termina el 20 de MAYO. ¡Casi 4 meses de vacaciones! Si no tienes abuelos que ayuden, lo tienes jodido, muy jodido. Muchas madres no trabajan porque no les sale a cuenta. Como siempre digo, la conciliación no existe, son los padres.
    Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "la conciliación no existe, son los padres"... 20 de mayo!!!!???????? OMG!!!

      Eliminar
  2. Yo estoy igual, y encima a puertas de un traslado a finales de Agosto, con lo cual mudanza al canto, coles nuevos...
    Odio Las jornadas reducidas de unio y septiembre, y ya si nos ponemos el calor, y es que hoy estoy que me odio hasta a mí misma..
    Ánimo porque necesitarás fuerza mental y buenas dosis de optimismo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bufffff, sólo pensar en una mudanza me agobio más... aunque espera... puedo añadir obras???? ;-) sobreviviremos!!!!

      Eliminar
  3. Mucho ánimo! Espero que llegues con todo. Yo también estoy deseando las vacaciones para relajarme un poco! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya veo que estamos todos igual... ahora la cosa ha mejorado un poquito... pero te aseguro que a día 3 estaba agobiadísima...

      Eliminar