8 abr. 2013

Viajar con amigos... y con hijos

La hija mayor de nuestros amigos nos dibujó así durante el fin de
semana. ¡Genial resumen! ¡Qué estilo! ¡Gracias preciosa! 

Viajar con amigos no es fácil. No me refiero sólo a hacer un viaje de los de aventura, o de estar en un mes fuera en un camping, haciendo un safari o un trekking. Viajar con amigos puede significar un fin de semana en un apartamento a 40 kilómetros de casa. Siempre se ha dicho, y estoy de acuerdo, que puedes tener una gran amistad con una persona (o con una pareja, o incluso un grupo de amigos), pero que sencillamente, a la hora de viajar no hay manera de que "aquello" funcione. Es verdad. Puedo hacer fácilmente la lista de personas con quienes sé que puedo ir de viaje y con cuáles no. Y esto no daña de ninguna manera la amistad, sólo que el ritmo interno de un viaje / estancia requiere ciertos elementos que hay gente con la que los tienes... y gente con la que no. Estoy convencida que, como yo, a lo largo de vuestra vida habéis tenido sorpresas agradables y desagradables. Y lo digo partiendo de la base y sabiendo que las personas cambiamos y evolucionamos y por tanto, las cosas que nos eran válidas 15 años atrás ahora quizás ya no nos sirven.

Pero… ¿y si además añadimos a los hijos? Los propios y los de los amigos…
Ahhhhh .... Entonces la cosa aún puede complicarse más y ser una bomba de relojería. Las tensiones pueden ser aterradoras. No es fácil compaginar maneras de hacer, horarios, reacciones, ritmos, organización de actividades, intereses, timmings, barreras de límites y paciencias, sufrimiento por el “que pensarán” o juicios sobre lo que haces o hacen ... La lista podría ser interminable. Más de una amistad se habrá roto o enfriado después de un viaje. Y muchas otras salen reforzadas.

Estos días de Semana Santa los pasamos con unos amigos que tienen dos hijos, y forman parte del reducido grupo de personas con quienes sé que podemos irnos juntos sin problemas. Porque las cosas fluyen. Y la palabra clave es confianza y obviamente, unas afinidades labradas a través de los años. Cuando estamos juntos agradezco las conversaciones, los consejos, las bromas, los buenos momentos... Ahora, ya sólo pensamos en el fin de semana que queremos pasar, también juntos, en nuestro ventoso y querido San Pedro Pescador.

Y vosotros... ¿qué experiencias has tenido a la hora de viajar con amigos... y los hijos? ¿Nos queréis contar vuestra mejor y/o peor experiencia?

(El artículo es mi colaboración mensual con DE TÚ A TÚ)

2 comentarios:

  1. Siempre es un consuelo saber que existen los viajes más allá de la llegada de los hijos, por mucho que a veces el entorno se empeñe en defender lo contrario.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto que existen los viajes más allá de la llegada de los hijos, sólo que tb debemos ser conscientes que habrá cosas que cambiaran en esos viajes... hay cosas que sencillamente no podemos hacer de la misma manera. NO dejar de hacerlas, pero sí que tienen que plantearse tb des de su punto de vista. Al menos en nuestro caso lo vemos y hemos vivido así. Tb es verdad que va cambiando a medida que las peques se van haciendo mayores :-)

    Gracias por comentar!

    ResponderEliminar