24 nov. 2011

Verbos indispensables: jugar



Yo juego, tú juegas, él juega, nosotros jugamos... A veces parece fácil conjugar este verbo pero en realidad no lo es. Y es uno de los verbos indispensables. Jugar con nuestros hijos no es sólo una manera de pasar el rato. Es la manera de aprender, de fortalecer los lazos. A través del juego aprendemos normas, aprendemos a compartir, aprendemos las situaciones del día a día, nos queremos... No es fácil ponerse a jugar después de un día de trabajo, tensión y cansancio. Hay que hacerlo porque nuestros hijos nos esperan con muchas ganas de jugar. Jugamos a pintar, jugamos a contar cuentos, jugamos a preparar comidas ...

Jugamos, jugamos, jugamos. Pero cuando fue la última vez que jugasteis vosotros sin vuestros hijos? (Y no me refiero a hacer una partida a la Wii o a una partida de Trivial). Hace días que pienso sobre ello, a raíz de la reunión que hicimos de padres y tutoras de P3. Para resumir os diré que fue especialmente productiva, porque nos permitió hacernos una idea del día a día de las pequeñas en la escuela. De verlas en acción en los espacios donde hacen cada actividad. De conocer su rutina. Nos sirvió para darnos cuenta que la elección del centro educativo que habíamos hecho había sido la acertada.

Pero el momento clave fue cuando estábamos en la clase y la tutora nos dijo: "Ahora haréis lo que hacen vuestros hijos. Ahora tenéis15 minutos para jugar con las construcciones, con pasta de modelar o podéis pintar en la pizarra. Si queréis, puede jugar con estas piñas o dibujar ". Y allí nos tenéis, a todos los padres, poniendo las mesas para el desayuno, montando un circuito por los coches y haciendo unos dibujos preciosos en la pizarra. Y sabéis lo mejor? Al día siguiente, cuando los niños se lo encontraron, les encantó el regalo que les habíamos hecho. Les encantó que también nosotros compartiéramos su espacio.

¿Cuándo fue la última vez que jugasteis de verdad?

5 comentarios:

  1. Que gracioso sería veros a todos moldeando plastilina y la profe pendiente de que ningún padre se la comiera...

    ResponderEliminar
  2. ja ja, que chuli, lo pasariaís bien, verdad?? Sé que les encanta vernos jugar y dibujar pues mis sobrinas siempre están deseando que les pinte algún dibujo y se me quedan embobadas mirando...! Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡Que bonito! Me encanta. Vaya guardería a la que van tus niñas. Inmejorable. La verdad es que a mí me encanta jugar de siempre. A mis sobrinos les acaparaba los juguetes en navidades para jugar yo. Y eso que ya tengo una edad... Con Daniel me vuelvo loca cuando le conmpro juguetes y más de una vez le digo "No Daniel, esto lo tiene mamá ahora, juega tú con eso"

    ResponderEliminar
  4. qué guay!! no me acuerdo de la última vez que jugué de verdad, aunque ahora sigo jugando con mis peques!! el otro día les hice un caracol y una serpiente con la plastilina y estaban todos con la boquita abierta!! me siento bien cuando les hago disfrutar!!

    ResponderEliminar
  5. te he dejado otro premio en mi blog

    http://instantesquesecruzaneneltiempo.blogspot.com/2011/11/3er-premio.html

    besos

    ResponderEliminar