28 sept. 2011

Conciliación real... y realista, ya! #ConciliacionRealYa



Hace unos días que hay una nueva revolución en la red. Se llama #ConciliacionRealYa, y es muy activa en Facebook y Twitter. Un grupo de madres (mayoritariamente) y padres que han decidido dar un golpe sobre la mesa para reclamar un derecho fundamental. Poder criar y educar a sus hij@s. Me fascina ver que todavía hay capacidad de movilización y el papel que juegan las nuevas tecnologías ... pero evidentemente, este no es el tema de hoy.


¿Por qué digo conciliación real y realista?

Porque ha de ser real, pero también debemos tener los pies en el suelo. Partimos de la base de que seis meses es el mínimo deseable ... pero creo que a partir de ahí tendríamos que ser suficientemente flexibles. Para mí la cuestión no es poder estar seis meses, doce o dos años en casa cuidando de los hijos. Tampoco sé si me hubiera sido capaz o si lo hubiera aguantado. Sé que mucha gente no lo entenderá, pero es muy difícil estar las 24 horas del día pendiente de las gemelas. Había momentos que necesitaba huir. Y no todo el mundo puede o tiene la necesidad de estar presencialmente las 24 horas con los niños. Y también se debe tener en cuenta que ahora mismo, muchas familias -la mayoría-necesitan los dos sueldos (el del padre y la madre) para poder salir adelante. Por lo tanto, ir a trabajar o no para estas madres, no tiene nada que ver con la voluntad, sino con una realidad más dura.

Mi concepto de conciliación

Conciliar la vida laboral y familiar es precisamente eso: como adecuamos los horarios laborales para hacerlos compatibles con el tiempo en familia. Tampoco servirá de mucho si se piden dos años de baja laboral para luego volver a acceder a un mundo laboral haciendo horarios extensivos. Estos días se ha hablado y mucho de las posibles soluciones: flexibilización del horario de trabajo, potenciación de las jornadas reducidas y en la medida de lo posible, el tele-trabajo (o una parte de la jornada hacerla desde casa, en los trabajos que esto se pueda hacer). Pero… esta reforma implica un cambio total de mentalidad con respecto a la concepción del trabajo. Y no creo que esté incluida en la última reforma laboral del Gobierno.

Conciliar es un concepto mucho más amplio

Y otro punto que creo que se está obviando y es vital. ¿Ya conciliamos lo suficiente en casa?. Aquí es donde hay que ganar la primera batalla y a veces parece que estamos a años-luz de conseguirlo. He visto demasiados casos en que el peso de la crianza, las responsabilidades, el ocio, las decisiones y la educación de los hijos sólo recae sobre la madre. "Es que el padre trabaja todo el día" (como la madre, pienso). O "el fin de semana está cansado y necesita hacer otras cosas" (probablemente como la madre, estoy segura). La pareja también tiene que conciliar y conciliarse, repartiendo este peso y logrando encontrar los espacios para cada uno de los miembros de la familia. Sino, el equilibrio también se rompe.


Como lo viví ...

He esperado algunos días a escribir mi opinión, y he intentado leer muchas de las que se han publicado. Antes de quedarme embarazada recuerdo que sabía que la baja de maternidad eran unos 4 meses. 16 semanas para ser más exactos. Cuando descubrí que estaba embarazada de gemelos, pregunté cuánto me tocaba más por ser dos. La respuesta: "Dos semanas más". Perdón??? Dos semanas más ... sólo??? Aquí ya vi que algo no cuadraba. Yo volví a trabajar a los cinco meses y medio, pero tuve la suerte de que mi marido pudo compactar sus permisos y cuando yo me reincorporarse al trabajo, fue él quien me tomó el relevo. Sin embargo, las pequeñas comenzaron a la guardería con 9 meses y nosotros nos reincorporamos del todo. Por suerte, tengo que agradecer a mi empresa que me permitiera algunas mejoras en mis horarios para poder "lidiar" con dos bebés y así, cuadrar todos los círculos. Que ahora mismo, es el verdadero sinónimo de la conciliación que tenemos. Padres que cuadran círculos.





...

1 comentario:

  1. Hola,



    Estoy intentando contactar con madres o padres que hayan dejado su trabajo para cuidar de sus hijos.
Yo me encuentro en esa situación con una niña de 23 meses, y siento que nos falta algo. Pasamos las mañanas las dos solas y creo que ambas necesitamos el contacto regular con más gente. Necesitamos enriquecer nuestra vida social pasando un tiempo con otros adultos y niños que estén en la misma situación.



    Estoy intentando reunir un pequeño grupo de personas en Madrid que quieran pasar algunos ratos, algunas mañanas, en compañía de sus hijos y de otras personas. Una vez estemos en contacto creo que encontrar un lugar para reunirnos no será ningún problema, hay muchas posibilidades.



    Si os interesa por favor escribid a : cucarancha@gmail.com

    ResponderEliminar