24 mar. 2014

Desajustes emocionales

Lo he analizado, me he observado y lo tengo claro. Estas últimas semanas vivo un desajuste emocional con el que no contaba.

Por motivos que no vienen al caso, en el trabajo hace un mes que he tenido que cambiar de horario. Es cuestión de unas semanas, (espero) pero ahora estoy haciendo horario partido (normalmente me pongo a las seis y media y salgo a mediodía). Cuando me lo dijeron lo primero que hizo mi cerebro fue empezar a cuadrar los círculos de los horarios de las niñas. Quien podría ir a buscarlas a la escuela, como nos organizaríamos y con quién estarían cada día. Lo segundo que pensé es que podría hacer algo que no puedo hacer nunca: despertarlas y llevarlas a la escuela (así, de paso, no será necesario que piense la ropa que deben ponerse el día antes, lo decidiremos las tres por la mañana, y sin broncas, espero). Lo tercero, que cuando llegue a casa, ellas ya casi se van a la cama. Bendita conciliación.

Y aunque durante el día no tengo ni casi tiempo de pensar, sí noto que no estoy bien. Y no es únicamente el cansancio físico y mental. Cuando llego a casa necesito que me expliquen intensamente que han hecho durante el día. De golpe me encuentro el pasado martes pidiéndole a mi marido que me mande una foto de las niñas por Whatsapp , para ver a qué están jugando . Llamo a mi madre para ver si ya han llegado bien y si ya están merendando y me enfado porque no quieren ponerse al teléfono para decirme hola.

Ya sé lo que me pasa. Es tan sencillo... Las echo de menos. Las necesito. Quizás me ha sorprendido a mí misma y no lo he identificado a la primera, porque no pensaba que me afectara tanto. Pero es que realmente las echo de menos. Y me siento mal. No me basta con 15 minutos por la noche (aunque más de un día me han recibido con llantos y peleándose que hubiera reaccionado dando marcha atrás). Echo de menos contar cuentos, cantar, pintar y dibujar, hacer pulseras o (que triste), planchar mientras las escucho reír inventando diez mil historias. Echo de menos ser la espectadora de excepción de sus obras de teatro y ser la mediadora que pone paz cada dos por tres. Su cómplice para convertir el comedor en una autocaravana y después apresurarnos a recoger. 


¿Y sabéis qué es lo peor de todo? Que ayer me dijeron que, ellas, también me echan de menos.

11 comentarios:

  1. Qué faena Nuria!
    A ver si pasa pronto y vuelves a tu horario.
    Ánimo!

    ResponderEliminar
  2. Ánimo Nuria, la última frase es la peor que he leído de todo tu post de hoy. Todo pasa, y esta racha-etapa con cúmulo de circunstancias pasará y espero que pronto.

    Un abrazo grande amiga!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aaaayyyyy Ester... cuando las DOS me dijeron que ellas tb me echaban de menos... casi me pongo a llorar...

      un super abrazo de vuelta!

      Eliminar
  3. Ánimo!! Y espero que podáis pronto recuperar la normalidad y volver a pasar más tiempo juntas! Un beso

    ResponderEliminar
  4. Es duro, muy duro, pero creo que lo más importante es ser consciente de ello y no querer normalizarlo ya que en tu caso va a ser algo temporal.

    Una etapa de mi vida fue un pelin peor que la tuya porque ni siquiera podía dejarla por la mañana y lo habitual era encontrarla a punto de dormir ... Yo trataba de pensar y auto convencerme de que lo importante no era la cantidad si no la calidad del tiempo... Pero , ay amiga! , el tiempo no compartido es tiempo perdido que no se vuelve a recuperar...

    No lo pienses demasiado, no te hagas daño, es temporal, y mientras sigue haciendo llamadas y recibiendo fotos ... Es el recurso que nos queda a muchos papis por desgracia en el día a día...

    ResponderEliminar
  5. No quiero ni pensar en cómo voy a sentirme yo cuando me reincorpore tras la baja. Porque encima, en mi caso se agrava la situación ya que yo llevaba 6 años trabajando desde casa y tras el parto han decidido que es mejor que haga jornada completa de forma presencial en la empresa ¿Son ganas de fastidiar o no?

    ResponderEliminar
  6. Vaya qué duro.. espero que vuelvas pronto al horario normal. Aunque es difícil la situación, más triste sería que no os echarais de menos no? Lo sé, no ayuda.. :)
    Aquí en Bulgaria lo jodido son los horarios escolares.

    ResponderEliminar
  7. Mucho ánimo Nur !!! Todo irá mucho mejor, a veces las energías para seguir viendo las cosas con positividad, que es importante y a veces lo único que podemos hacer de momento,se nos agotan y pasan factura, es inevitable...Ójala todo vuelva a la normalidad cuanto antes y mientras disfruta a tope con tus rubitas que son el motor que te hacen funcionar!!! Besazos

    ResponderEliminar
  8. Espero que sea un cambio transitorio ya que el tiempo pasa volando. Animos y un fuerte abrazo. Besitos.

    ResponderEliminar