13 jun. 2013

¿Sabré arreglármelas?


Durante el embarazo, una de las cosas que más me preocupaba era si "sabría arreglármelas". Ya sabéis lo que quiero decir, ser capaz de hacer frente a todo lo que viene y que para mí, era desconocido. Seguramente si hubiera estado embarazada de una sola criatura hubiera tenido el mismo sentimiento, pero el hecho de que la cosa fuera por partida doble... inevitablemente me hacía preocuparme un poco más.

Nada más llegar a casa desde el hospital entendí que toda la ayuda era bien recibida. El cansancio, la novedad, las emociones, los miedos... todo ello me daba la sensación de que necesitaba esta ayuda. Por mucho que pienses que podrás hacer frente a todas las nuevas situaciones, a veces no se puede. Lo aprendí hace cuatro años y medio y desde entonces, lo he ido corroborando.

Di de mamar en tándem (poco tiempo, pero era todo un reto), conseguí dar biberones a la vez y simultáneos, salía a pasear sola con las dos pequeñas con todo organizado y sin agobiarme ... conseguí muchas cosas que otras madres y amigas me preguntaban cómo era capaz de organizarme y como podía hacerlo con dos bebés. Conducía a la perfección dos tipos de cochecito gemelar (enormes y pesados), pero iba por todas partes y era especialista en las rampas del autobús. Sí, eran pequeños retos y pequeñas metas que me hacían sentir que "podía y sabía arreglármelas".

Pero después había muchas cosas que hasta hace prácticamente un año, año y medio no podía hacer sola. No podía ir sola con las niñas al médico. Necesitaba que me acompañara alguien (a mí o a su padre, dependiendo de quién pudiera ir), porque mientras yo estaba con una niña dentro de la consulta, alguien tenía que estar pendiente de la otra. Bañar a dos bebés en casa tampoco es fácil. Cuando eran pequeñas teníamos que ser dos, como mínimo. Hasta hace bien poco no he podido ir sola a la piscina con ellas. Porque si ya era complicado ducharse, cambiarse y tener controlado un bebé... con dos hubiera sido sencillamente imposible.


Lo que quiero decir es que, si estás embarazada o acabas de tener gemelos y lees este artículo, no te empeñes en llegar a todo tú sola. Hay cosas que a veces, sencillamente necesitarás hacer con alguien, porque sola no podrás. No pasa nada. Habrá muchas otras que sí. Y todas ellas pasan a formar parte de un aprendizaje increíble, que nadie te podrá enseñar. Es una aventura diaria. ¿Sabré arreglármelas? ¿Sabrás arreglártelas? ¡Desde luego que sí!

8 comentarios:

  1. Yo es una de las cosas que peor he llevado en esta maternidad múltiple, el tener que depender de alguien para poder atenderles bien.
    Para mí todo fue mucho mejor a partir del año que ya se tenían de pie solitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuanta razón! a mí todo el mundo me "presionaba" que "ya verás cuando caminen,luego sí que irás liada"... pues para mí fue una "liberación", pq eran ellas las que me seguían a todas partes, pero no tenía que cargar con ellas :-)
      pero se tiene que reconocer que cada etapa es fascinante, ¿verdad?

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Pues venga Mamita... dos inquilinas más, o dos inquilinos, o un inquilino y una inquilina... :-)

      Eliminar
  3. Cuanta razon llevas! desde que supe que iba a tener dos niñas, tenía claro que tenía que ser autónoma para todo, luego te das cuenta que hay cosas en las que necesitas ayuda porque si no lo único que conseguía era saturarme y estar de mal humor, aunque de bebes me las he arreglado bastante bien sola ahora que van a cumplir tres años las salidas a la calle son agotadoras cuando voy sola y eso que cuento con la ayuda maravillosa de mi campeón de diez años, yo lo he llevado mejor de bebes, ahora me agotan cuando se enfadan y no hay manera de hacerlas entrar en razon para que se monten en la silleta y dejen de arrastrarse por el suelo.

    ResponderEliminar
  4. Espero que yo, que sólo estoy esperando a un bichillo, sepa arreglármelas con él cuando llegue. Ya que si hay mamás capaces de salir adelante con dos, aunque con ayuda ¡yo seguiré en mis trece para conseguirlo sola! Aunque quizás deba ceder y dejarme acompañar de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  5. Qué cierto es! Yo por ejemplo, desgraciadamente nunca he podido salir con las tres sola todavía, ya tienen 2 años y medio. Aunque he pasado muchos días sola con ellas en casa, y por ejemplo, a mí la ducha no me impone nada, me manejo ala perfección. Hay que dejarse ayudar en lo que necesitemos, porque eso no significa que lo hagamos peor, sólo que queremos hacerlo aún mejor, verdad??? Ja, ja... Que no hay que agobiarse, hay que organizarse, y pedir cuando se necesite, para disfrutar al máximo!!! Me ha encantado el post!

    ResponderEliminar