2 may. 2013

Armas, niños, Estados Unidos


Hoy ya no puedo aguantarme más. Basta. Si no lo saco, reviento.


No me gusta cuando las niñas, alguna vez, han jugado a perseguirse, y hacían el gesto con la mano de llevar una pistola. "Pum, pum, te has morido". No me gusta verlo. Les cuento, les digo que no me gusta. Supongo que ven algunos niños mayores que lo hacen. O con una espada. "¡Te he pinchado en la barriga!". No me gustan estos juegos. Y eso que sólo son juegos, pienso.

Me estremece la noticia que me ha tocado explicar hoy. Un niño de cinco años (¡cinco!) que mata a su hermana, de dos (¡dos!), en Kentucky, en Estados Unidos. Todo el día que pienso en esta familia destrozada para siempre, pero cuando sabes las circunstancias, no puedo hacer nada más que indignarme. El niño la ha matado con un arma de fuego, que le habían regalado un año atrás. Y un rifle que además, está pensado para niños. ¿Pensado para niños? No me entra en la cabeza que exista una industria tan perversa que prepara un arma de fuego, ¡pensada para niños! ¡Es demencial! No es una casualidad que este niño tuviera un arma. Hay una compañía cínica que las crea en diferentes y atractivos colores para que los niños las quieran. Hay una familia... lo siento, no sé cómo podría definirla, no me salen las palabras, pero lo mínimo que se me ocurre es 'insensata' que regala a su hijo de 4 años un arma. Y hay un país que es incapaz de enfrentarse a una realidad que cada 'x' tiempo nos deja noticias de matanzas y desgracias y que no hace nada porque es una industria demasiado poderosa. Y claro, encima intenta hacernos creer que es una cuestión de seguridad personal. Se ve que la página web de la empresa (no pienso ni decir su nombre porque no quiero ni regalarles una visita de curiosidad), promociona la venta de armas de fuego a menores con el slogan "Mi primer rifle" y asegura que son armas de calidad para los jóvenes estadounidenses. Armas de calidad para los jóvenes norteamericanos... ¿para qué? ¿Cómo?? Pero claro, no es sólo que estos desgraciados las vendan. Hace unos años produjeron 60.000 unidades entre rifles y pistolas. Y claro, alguien las debía comprar.

Y después se extrañarán de la matanza escolar de Newton y tantas otras. Es lamentable que sean ellos, precisamente ellos, quien luego se extrañen. Y a mí no se me va de la cabeza la imagen de los dos hermanos.

3 comentarios:

  1. Que fort Nia!!! No m'extranya estiguis que reventes......no hi han paraules per una cosa així. Lo fort de tot això és que ells es creuen que son lo más en seguridad personal, y esto es lo que les inculcan de pequeños, lo que no calculan es que hay que ser muy, pero que muy maduro, cuerdo y responsable para tener y llevar un arma...y personalmente pienso que si o hay mas desgracias es porque tienen "suerte" o no nos llegan las notícias.

    Allá no hay regulación de ningún tipo a la hora de comprar armas, por suerte aquí es una de las pocas cosas que se han efectuado bien.....porque sino sería campi qui pugui.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar Bea...
    es un tema que siempre me ha encendido, pero ya no pude más... o escribía o explotaba !
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Cuando ví al noticia se me cayó el alma a los pies... cuando ví a esa madre que le había regalado el rifle decir que así lo había querido Dios... no consigo entenderlo, imposible, dar algo que mata a un niño de 4 años... Pero luego, eso sí, si se ve una teta en una peli ponen el grito en el cielo... Es increíble...

    ResponderEliminar