14 mar. 2013

¿Ascensores? No, gracias

Estel está mejor.

Le hemos retirado el vendaje y sólo hemos dejado el que le protege los dos dedos más accidentados tras su incidente con la puerta del ascensor. Al tocárselos, le han dolido un poco.

"Mira, mami, esto es el celo de médico que me puso la enfermera".

Incluso así te arrancan una sonrisa...

2 comentarios:

  1. Pobrecita mía, q penita dan cuando se lastiman pero siempre nos dan lecciones, es increíble, cuídala mucho, besos.

    ResponderEliminar
  2. Nooo que dolor! pobre Estel... que momento difícil para todos.
    Que se recupere pronto.
    Saludos.

    ResponderEliminar