3 ene. 2013

Cargar pilas / Descargar pilas



Hemos estado unos días fuera. Después de un trimestre que ha sido especialmente duro para mí y para Jordi, necesitábamos unos días de descanso. Al menos para romper ritmos y rutinas. Y seguro que me entendéis cuando digo que esto del descanso es un poco complicado con dos criaturas de 4 años.

Justo antes de irte todos te dicen "ahora descansaréis unos días". Yo pongo mi cara escéptica. A veces, estar únicamente con las niñas es mucho más agotador que el ritmo normal. No me malinterpretéis. Agotador... y genial y enriquecedor. Y divertido... y extremo. Todas las emociones se multiplican. Por tanto, estos días han servido para cargar las pilas y para descargarlas.

Las hemos cargado: con risas, con muchos cuentos explicados cuando las dos pequeñas han venido corriendo a nuestra cama, con la emoción de las niñas de estar en una casita de madera (un bungalow), por unos paisajes impresionantes que sólo respirar te llenan de energía. Hemos cargado pilas jugando a la oca, haciendo puzzles, jugando a pelota, a hacer obras de teatro y haciéndonos muchos besos y abrazos. Y por multitud de frases míticas que he ido apuntando...

Las hemos descargado cuando a la más mínima, Ona y Estel dicen que están cansadas y que no quieren ir a dar un paseo, cuando se pelean desconsoladamente porque las dos quieren ir al mismo instante y de la misma manera en el único trineo que nos hemos llevado (¡que ya íbamos bastante cargados!). Cuando con un frío impresionante una de ellas no se quiere poner la chaqueta y la otra, que ya la llevaba puesta se alía con su hermana y se la quita.

¿Pero sabéis qué? Aunque al principio de estas mini-vacaciones no me encontré demasiado bien y no las viví con demasiada intensidad... pronto olvido con qué descargo las pilas y procuro llevarlas a casa al 100%. Me vuelvo a casa con las imágenes de nuevos paisajes descubiertos y con el sonido de las risas de las niñas. Pero… ¿descansada? No demasiado :-)

4 comentarios:

  1. Eso me pasó a mi en el ultimo viaje, volví mas cansada de lo que me fui, aunque mereció la pena. A veces el cuerpo se hace a una rutina y salir de eso cansa. Pero volveríamos a hacerlo mil y una vez mas.

    ResponderEliminar
  2. Algo t entiendo.
    Este verano x motivos económicos m salía mejor no trabar (y q alguien fuera un par d horas) y cuidar yo misma d mis 4 maravillosos monstruos. Y la gente también m decía, "jolín maja, menudo verano d vacaciones q t vas a pegar...." ¿Perdona? ¿Vaca qué? Ja ja
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Qué gracia me ha hecho imaginarmelas aliadas sin chaquetas... kjajajajaj con cuatro años! esque me las como!

    besitos Nuri

    ResponderEliminar