9 dic. 2012

El viaje del Tió




Lo teníamos todo preparado. Hacía días que les decíamos que el Tió ya debía haber salido del bosque donde vive durante el año para venir tranquilamente a casa. Y esta mañana, cuando íbamos a salir para ir a pasear, se lo han encontrado en la puerta, frente al ascensor. Han quedado paralizadas, pero han sonreído, y han ido a abrazarlo directamente. Emocionadas, han ido a buscar la alfombra que le ponemos debajo y ya le han buscado su lugar en el comedor. Se han preguntado si tendría hambre. Hemos pensado que no, que sólo come por la noche, y que ya le prepararán algo de cenar.

Hemos cogido el coche y sus conversaciones han girado todo el tiempo alrededor del Tió. Estel piensa que estaba muy cansado, pero Ona no lo ve tan claro: "Yo creo que debe haber venido en coche". "No puede ser, porque tiene patas y ha venido a pie y no podría coger el volante", le responde Estel. Hemos llamado a toda la familia para explicarles que el Tió ya ha llegado a casa. ¡No sé si podremos aguantar tanta excitación hasta Nochebuena!

El Tió, este simpático tronco, es una tradición con siglos de historia en Cataluña, que a día de hoy, es la que más "atrapa" a Ona y Estel. ¡Les encanta! Tradicionalmente podía ser un tronco, o una cepa, pero ahora se ha convertido en un personaje con cara, ojos, boca y barretina. Unos días antes de Navidad se empieza a engordar, y así, en Nochebuena le daremos golpes con el bastón, cantando la tradicional "Caga Tió, avellanas y turrón, si no quieres cagar... ¡varapalo va!” (Una de las múltiples variantes de la canción). Tradicionalmente, el Tió cagaba pequeños regalos, como barquillos, turrón o pequeños juguetes. Ahora mucha gente lo aprovecha y hace algunos de los grandes regalos de Navidad. En casa, el Tió lleva sólo algunos regalitos, porque nosotros esperamos los Reyes con mucha ilusión. Y además, Ona y Estel nacieron a mediados de diciembre, por lo tanto, se acumulan demasiadas cosas ;)

3 comentarios:

  1. Qué bonito el momento que se lo encuentran en el ascensor!!! yo estoy deseando que sea un poco más mayor mi niña para disfrutar al máximo estos momentos! Y también he empezado a hacer el tió aunque en mi casa nunca lo hice. Me parece una tradición divertida. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. No conocíamos al Caga Tió y nos ha encantado, una tradición muy curiosa para los peques, seguro que se lo tienen que pasar en grande!! ;-)

    ResponderEliminar
  3. Oh! cómo me gusta esta tradición vuestra. Es de inocente........ esque me hubiera gustado conocerlo cuando era niña :)

    Aun así.... Ya sabes que de mayor flipo igual

    Besos

    ResponderEliminar