2 ago. 2012

Cuestión de ritmos


Las vacaciones son una extraña combinación de ritmos. 24 horas al día con las pequeñas. A veces representa una exigencia mucha más fuerte que durante el curso “normal”. Durante todo el día nuestros ritmos se tienen que adecuar. Son más horas al día que necesitamos pensar en actividades adecuadas a su edad y a sus necesidades. Pero ahora os explicaré el gran “qué” de unas mellizas de tres años y medio. Les encanta jugar juntas. Crean sus historias y ya tienen sus dinámicas aprendidas.



“¿Hacemos una obra de teatro?”
“Jugamos a cocinar y a poner la mesa, igual que en el restaurante”
“¿Hacemos de payasos?”
“Tú eres una madres que viene a buscar su bebito a la guardería y yo soy la maestra...”


Y así pasan muchas horas jugando. Y nosotros hemos ganado unos momentos que no hemos tenido en sus primeros dos años y medio. Podemos leer, escribir, dar un vistazo al periódico... ya no es necesario que los dos tengamos que estar pendientes de ellas, como cuando eran más pequeñas. Pues sí, me gusta este cambio de ritmo.

2 comentarios:

  1. Es lo bonito de que se vayan haciendo mayores, que poco a poco se vuelve a tener un poco más de tiempo a la vez que ellas ocupan el suyo gracias a la imaginación y los juegos que ésta les aporta. Lo que les gusta jugar a representar el mundo real que les rodea! Disfruta de ellas y de tus nuevos tiempos!

    ResponderEliminar
  2. Yo con hugo me vuelvo loca y solo uno. No kiero imaginar dos. Pero bue. Me alegro k lo esteis pasando genial. Besssimperfectos

    ResponderEliminar