5 dic. 2011

Historias del barco pirata


A veces nuestro barco se convierte en un barco pirata. Tenemos garfios, sombreros y espadas. Y "pirratas" con un ojo tapado. Pero lo mejor de todo son todos los animales marinos que encontramos por el camino. Ahora, con las manos, hemos aprendido a hacer estrellas de mar, cangrejos y pulpos. Pero además, también nos visitan los delfines-que hacen unos saltos impresionantes, y las ballenas, que sueltan el agua haciendo un ruido muy, muy fuerte.

En barco sólo podemos salir con calma los fines de semana o cuando es fiesta. Mamá y papá están relajados, no hay unos horarios tan fijados como de lunes a viernes y tenemos muchas ganas de jugar. Nuestro barco mide 2 metros por 1'50. Las sábanas son las velas y todo alrededor de la cama de papá y mamá son las olas.

"No puedes bajarte o te mojarás!", gritan entre ellas. "Mira mamá, otra ballena". "Papá, haz un cangrejo!"

Qué grande es el poder de la imaginación!

3 comentarios:

  1. y que lo digas Núria!! qué guay es vuestro barco pirata!!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Un barco fantástico!!
    Te he dejado un premio en mi blog.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué imaginación! Me encanta. Yo jugaba a lo mismo con mis hermanos cuando éramos pequeños. En nuestro caso estábamos rodeados de pirañas y por eso no podíamos bajar del barco. El que se caía debía nadar rápido para que no le comieran

    ResponderEliminar