26 ago. 2013

Unas gafas con poderes mágicos



Más de una vez os he explicado que las mellizas han reaccionado de forma muy diferente a las clases de natación. Hace poco os detallaba que se me había roto el corazón cuando vi lo mal que lo pasaba Ona en el último día de clase (-->  podéis leer Con el corazón encogido).

Este verano hemos seguido trabajando este aspecto. Obviamente hemos continuado felicitando a Estel porque realmente ha avanzado mucho... pero también a Ona, por cada pequeño paso que daba. Unos días en la playa le sirvieron para darse cuenta que los otros niños (algo mayores o que ya nadaban), lo pasaban muy bien saltando las olas. Esto la motivó. Pero el gran acierto - descubrimiento - sorpresa - suerte de la temporada fueron unas gafas de natación. Estel hacía días que nos las pedía, porque le gusta ir por debajo del agua y los ojos se le enrojecen mucho. Así que las fuimos a comprar. Y cuál fue nuestra sorpresa al ver que, con las gafas, Ona perdía todo el miedo a bucear, nadar y lanzarse al agua sin ningún tipo de problema, y disfrutando de la sensación.

La hemos aplaudido y felicitado muchísimo. Su hermana le dijo muy contenta que ahora se podrán decir "hola" debajo el agua. Le hemos dicho que su monitor estará muy contento cuando la vea el año que viene. Y ella se ha convertido en un pequeño delfín, dice.


Creo que ha sido una extraña combinación del resultado de todo un año de extraescolar, de una pequeña dosis de competitividad y orgullo con su hermana... y sobre todo, de unas gafas de natación mágicas y rosas que han vencido todos los miedos. Ya os contaré si los poderes mágicos continúan...

Artículos relacionados:

3 comentarios:

  1. Que gracioso!
    Yo sin saberlo también tenía unas gafas mágicas!
    Después de todas las clases de natación en Madrid, llegamos a la playa y mis peques pasaron días sin mostrarnos nada de lo que habían aprendido, hasta que un día me pidieron que les pusiera las gafas y de pronto bucearon perfectamente!
    Si lo llego a saber!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Los helados son como esas gafas, causan efectos inolvidables en sus corazones :)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esta entrada! A veces las cosas son mas sencillas de lo que parecen y nuestros niños se montan una historia fantastica para superar sus miedos que nosotros no llegamos a comprender. A Piruleta le esta pasando algo parecido con un castillo inflable de Bob Esponja que lo tiene tan fascinado como atemorizado. Feliz dia! Un besito.

    ResponderEliminar